SOBRE el

Cáncer de Mama


Clasificación de los tipos de cáncer de mama

Clasificación de los tipos de cáncer de mama

El carcinoma ductal in situ se origina en las células de las paredes de los conductos mamarios. Es un cáncer muy localizado, que no se ha extendido a otras zonas ni ha producido metástasis. Por este motivo esta enfermedad «premaligna» puede extirparse fácilmente. La tasa de curación ronda el 100%. Este tipo de tumor se puede detectar a través de una mamografía.

El carcinoma ductal infiltrante (o invasivo) es el que se inicia en el conducto mamario pero logra atravesarlo y pasa al tejido adiposo de la mama y luego puede extenderse a otras partes del cuerpo. Es el más frecuente de los carcinomas de mama, se da en el 80% de los casos.

El carcinoma lobular in situ se origina en las glándulas mamarias (o lóbulos) y, aunque no es un verdadero cáncer, aumenta el riesgo de que la mujer pueda desarrollar un tumor en el futuro. Se suele dar antes de la menopausia. Una vez que es detectado, es importante que la mujer se realice una mamografía de control al año y varios exámenes clínicos para vigilar el posible desarrollo de cáncer.

El carcinoma lobular infiltrante (o invasivo) comienza en las glándulas mamarias pero se puede extender y destruir otros tejidos del cuerpo. Entre el 10% y el 15% de los tumores de mama son de este tipo. Este carcinoma es más difícil de detectar a través de una mamografía.

El carcinoma inflamatorio es un cáncer poco común, tan sólo representa un 1% del total de los tumores cancerosos de la mama. Es agresivo y de rápido crecimiento. Hace enrojecer la piel del seno y aumentar su temperatura. La apariencia de la piel se vuelve gruesa y ahuecada, como la piel de una naranja, y pueden aparecer arrugas y protuberancias. Estos síntomas se deben al bloqueo que producen las células cancerosas sobre los vasos linfáticos.

Incidencia en aumento

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer europea, con una incidencia en aumento. En sólo dos décadas, el riesgo de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de la vida de la mujer española ha pasado de ser de 1 caso entre 18 mujeres a 1 entre 11. En Europa afecta ya a 1 de cada 10 mujeres. En Cataluña, el cáncer de mama es la primera causa de muerte en las mujeres entre 35 y 69 años, por encima de cualquier otra causa, tumoral o no.

Nuevos avances esperanzadores

Actualmente se está empezando a observar una disminución en la tasa de mortalidad específica, hecho que responde a tres motivos principales: en primer lugar el incremento de diagnósticos en fases iniciales; en segundo lugar, el conocimiento de las características biológicas del tumor, y, finalmente, la estandarización de los tratamientos sistémicos adyuvantes en fases iniciales, tratamientos que son específicos en función de las características clínicas, microscópicas y moleculares de los tumores.

Nuevos avances en el conocimiento de estas características están permitiendo el diseño de fármacos dirigidos específicamente a alguna de ellas. Así pues, los tratamientos «individualizado»” u orientados en función de las características del tumor permitirán aumentar la tasa de curación de esta enfermedad en la próxima década.